fbpx

Añade aquí tu texto de cabecera

Hace ya unos años en Bolivia nos venimos preguntando por qué, a pesar de los avances legislativos e institucionales en torno a la violencia contra las mujeres, ésta no parece darnos tregua y más bien los casos extremos de violencia intrafamiliar, violencia sexual y feminicidio se incrementan en número y profundizan en crueldad. Las estimaciones estadísticas indican que alrededor de una de cada tres mujeres en Bolivia ha sido violentada en algún momento de su vida; cada tres días, los medios de comunicación nos informan sobre un nuevo feminicidio, mientras que los cerca de 40.000 delitos contra los derechos humanos de las mujeres denunciados cada año en la fiscalía ya ni siquiera son noticia. Todos los sistemas estatales creados para defender la vida de las mujeres fallan sistemáticamente y la justicia es el mayor impulsor de la impunidad. Frente a esto nos preguntamos ¿qué hemos hecho mal? ¿estamos condenados a esta pedagogía de la crueldad para relacionarnos como personas? ¿por qué Bolivia, un país tranquilo y seguro en muchos aspectos, puede ser tan violento con las mujeres?

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit. Ut elit tellus, luctus nec ullamcorper mattis, pulvinar dapibus leo.Lorem ipsum dolor sit amet consectetur adipiscing elit dolor